Archivo de la categoría: Flipped Classroom

Diario de aplicación en el aula de la metodología Flipped Classroom.

PlayPosit para enriquecer vídeo o “¡eh tú! ¿Te estás enterando?”

Pues este es el resultado de aplicar PlayPosit a un vídeo de Vimeo. La verdad es que es una herramienta muy útil. digamos que garantiza que el alumnado compruebe que exactamente se está enterando de los contenidos que le estás transmitiendo. Además te permite evaluar qué tal comunicas tú dichos conocimientos.

https://www.playposit.com/public/246280/493833/qu-es-una-raspberry-pi

Si hubiera que ponerle una pega sería la de siempre. No por ser una herramienta potente está bien emplearla siempre. En este vídeo, por ejemplo, yo habría prescindido de ella. Se trata de un vídeo introductorio que además plantea una tarea, entiendo que la asimilación de contenidos vendrá de la mano de realizar la tarea. Sí que es cierto que no está mal preguntar al alumno para verificar que sigue el hilo del vídeo y guiarle por los puntos importantes del mismo.

La verdad es que tengo bastantes ganas de emplearlo en otros vídeos que haga, me parece una buena herramienta, ¡ya se me han ocurrido 2 aplicaciones para esta semana!

Por otra parte esta es la primera piedra para la construcción de un “artefacto TIC” mayor. Sobre esta Raspberry Pi haremos correr procesadores de sonido diseñados por los alumnos en Pure Data. Finalmente subiremos a una web de aula un repositorio con toda la documentación y vídeos del “cómo se hizo” y “como se usa” de cada uno de los procesadores. Pero para eso aún queda curso.

La taxonomía de Bloom y la Electroacústica

bloom_owl-001

Este es un concepto que me ha costado más de entender y que me ha descubierto más cosas. Nunca me había planteado el proceso de aprendizaje desde un enfoque así. Las fases “Recordar” y “Evaluar” no me las planteaba, me limitaba a las fases “comprender”, “aplicar” y “crear” (esta última si se daba muy bien el curso). Cada curso que pasa llego más veces a la fase “crear”, pero tengo que ser selectivo con las fases que abordo en cada tema.

No con todas las materias se pueden recorrer todas las fases y el perfil del alumnado también es determinante. Voy a intentar plantear mis temas desde este enfoque, me ha gustado, pero lamentablemente no creo que lo pueda implementar con todos los temas que imparto. Si ya nos cuesta terminar el temario superando la etapa “comprender” es muy complicado abordar el resto de etapas con tiempo. Pero sí creo que seleccionando hasta dónde llegar en cada tema en base al tipo de contenidos que vas a impartir se puede optimizar bastante el aprendizaje. Gracias Bloom, ¡me has dado una idea!

captura-de-pantalla-2016-10-12-a-las-22-35-25

¿ABP en FP? ¡qué va!

Ahora en la sopa de siglas de nuevas metodologías educativas parece sobresalir una: ABP (Chan chan!!).

¿En qué consiste esto? Pues es básicamente lo que venimos haciendo en FP toda la vida bañado de un barniz de modernidad. Alguien se ha dado cuenta de que aprender haciendo funciona y… ¡Eureka! ya tenemos nueva moda educativa.

Pues la verdad es que ese tipo de prácticas lo llevamos haciendo en FP desde hace un montón de tiempo. Al menos en mi rama (Imagen y Sonido) y desde que yo doy clase no se concibe otra forma de funcionar. Además he tenido la suerte de haber trabajado en en centros especializados donde se impartía más de un ciclo de la familia de Imagen y Sonido, con lo que los proyectos no eran de aula, sino de centro. Las llamadas actividades intercíclicas o interciclos (depende del centro), que ya merecieron un Giner de los Ríos en su día (ya muy lejano). De esta forma una práctica de un concierto no es sólo el proyecto de a clase de Sonido. Empieza por los de Producción buscando el grupo, patrocinadores, preparando las cesiones de derechos, etc. Los de Iluminación diseñan la parrilla y montan el escenario y el Truss, los de Realización colocan las cámaras, montan el streaming en el canal de YouTube y por fin los de Sonido colocan los micros, ajustan PA y monitores y… ¡Empieza el concierto!

Tuve una sensación parecida cuando otro estudioso dijo que eso de que darlo todo mascado no valía, teníamos que recibir unas clases básicas y luego investigar por nuestra cuenta y ya todo el mundo decía “es que hay que aprender a aprender”. ¿Y qué llevaba yo haciendo durante toda la carrera de ingeniería?

Sí que es cierto que llevar este tipo de metodologías a los módulos teóricos es más novedoso, más que nada porque salen proyectos más limitados, y pudiendo montar un show como está mandado ¿por qué nos vamos a quedar en el aula? Yo cada vez hago mis clases más prácticas y trato de terminar, si no el trimestre, al menos sí el curso con un proyecto personal del alumno. El año pasado el proyecto podía ser digital o analógico, este año intentaré que sean ambos. Aquí os dejo mi idea.

captura-de-pantalla-2016-10-12-a-las-22-16-26

La experiencia Flipped Classroom

flippedclassroom_1Da lo mismo cuántos años lleves en docencia, también da igual que lleves décadas impartiendo la misma materia, cada año es completamente distinto, así que ¿porqué pensar que puedes dar clase igual?

Partiendo de la base de que cada año tienes un alumnado distinto hay que intentar adaptarse a los retos que te van a plantear cada año. Siempre hay algo que puedes hacer mejor. Además parece un poco ingenuo pensar que seguir empleando los métodos de hace 20 años va funcionar igual con una generación completamente distinta. Antes nos mandábamos notitas y tirábamos pelotillas, ahora los alumnos se mandan mensajes por Whatsapp y se meten unos con otros por las redes sociales. Pero no sólo se trata de adaptarse tecnológicamente (que es imprescindible), también hay que buscar la metodología que más nos convenga en cada momento para llegar hasta ellos.

Todos los años acabo el curso con la sensación de que se me ha dado mejor que el año anterior, pero también con rabia porque no me ha dado tiempo a terminar algún experimento que quería hacer o a ponerlo en práctica. Ya tengo preparadas nuevas actividades para este año, pero además llevaba tiempo queriendo probar una metodología distinta. ¿Por qué? Para resolver un problema:

Cuando tienes que explicar el funcionamiento de un osciloscopio o de un software necesitas que toda la clase esté pendiente y vaya siguiendo tus pasos. El problema es que en algún momento alguien se pierde y hasta varios minutos después no te das cuenta, con lo que tienes que volver sobre tus pasos. Cuando vuelves a explicar el que se había perdido te sigue, pero quien te había entendido desconecta, con lo que al aportar nuevo contenido sigue desconectado y vuelves a tener a alguien que no se entera… desesperante.

Cada alumno tiene su ritmo, así que tienes que ir ayudándoles y adaptándote. La solución que adoptaba era ir pasando por los puestos de trabajo y resolviendo dudas que ya había explicado. El resultado era un clase de varias horas invertidas en explicar el funcionamiento básico de la herramienta y un pequeño porcentaje en la puesta en práctica de dicho conocimiento. Y eso en formación profesional es de todo menos óptimo.

Así que decidí que ese conocimiento básico tenían que traerlo mirado de casa y empecé a mandarles tutoriales y manuales, pero no todos lo hacían antes de la clase, con lo cual se abrían importantes brechas en el avance de cada alumno. “Un manual paso a paso minucioso será la solución” me dije, pero ver demasiado texto les abrumaba y abandonaban la tarea doméstica al poco de empezar, o simplemente ejecutaban las instrucciones sin plantearse el porqué.

El siguiente paso era el vídeo pero… ya basta! Sí, ya basta, he decidido dejar de hacer pruebas por intuición, voy a investigar una metodología contrastada, a ver cómo la han aplicado otros y cómo han resuelto los problemas y después veré cuál es la mejor forma de particularizarlo a mi aula, ¡voy a estudiar cómo se aplica la metodología Flipped Classroom!

La vieja escuela o los nuevos métodos en clase