Archivo del Autor: daniprofecis

Pure Data y Raspberry Pi juntos en Electroacústica ¿Quién dijo freak?

pidata

¡Pues ya está!

Gracias a las aportaciones de los compañeros ha quedado un proyecto más comprensible, más visual y con hipervínculos funcionales, jejeje.

Por fin toma forma una idea que llevaba tiempo rondándome la cabeza, montar Pure Data sobre una Raspberry Pi para que los alumnos creen sus propios procesadores de sonido autónomos. ¿Qué narices es eso? ¡Haz click en la imagen de arriba y flipa!

La mejora educativa no acaba nunca

evaluacion

Efectivamente la mejora educativa no acaba, ni acabará nunca. Siempre nos queda ámbito de mejora. El profesor que de un año para otro no introduzca mejoras en sus asignaturas, aunque lleve 20 años impartiéndolas, debe plantearse el retiro o buscarse otra profesión. Esto es tan simple como entender que cada año tenemos alumnos y alumnas nuevas y por lo tanto debemos ir adaptándonos a las nuevas generaciones, así como a las nuevas tecnologías.

Estos días he compartido con otros profesores de otras materias un proyecto Flipped Classroom que tengo en mente. La idea era redactar el proyecto y presentárselo al resto para que, mediante una evaluación cruzada, unos mejorásemos los proyectos de los otros. Y la verdad es que la experiencia ha sido tremendamente enriquecedora:

¿Me ha resultado útil el taller de coevaluación?

Mucho más de lo que imaginaba, la visión de profesores de otras ramas te aporta un punto de vista sobre tu proyecto que anteriormente no tenías. Además corrigiendo otros proyecto te vienen ideas de cómo llevarlo a tus clases.

¿He aprendido de otros y con otros?

Mucho. Lo primero es que tengo que si quiero hacer entender el proyecto a mis alumnos primero tengo que pasar la prueba de fuego de que lo entiendan otros profesores ajenos a la materia.

¿Me siento ahora capaz de planificar y diseñar un proyecto flipped?

Pues la verdad es que sí. Será duro, pero ya está el boceto hecho y ya he empezado a aplicar conocimientos de esta metodología en clase. Además tengo unos alumnos estupendos, así que seguro que nos sale algo chulo.

Ahí van algunas de las reflexiones después de la experiencia:

  • La gente tiene unas ideas geniales. No hay nada mejor que oír ideas de campos que no tienen nada que ver con el tuyo para recibir una bocanada de aire fresco. Cuando te mueves siempre en los mismos ambientes, con profesores especializados en contenidos similares pierdes perspectiva. Es genial esa sensación de “click” y que se te encienda la bombilla, es como abrir las ventanas.
  • Te das cuenta de que hay profesores que no entienden tu proyecto. Es cierto que al ser profesores de otras enseñanzas no tienen porqué estar familiarizados con tu materia y se les escapan algunos conceptos (al igual que a mí en sus materias). La cuestión es que al final estamos tan metidos en nuestra especialidad que nos olvidamos de humanizar los contenidos.
  • La gente está cegada con las modas tecnológicas. El universo multimedia es inmenso, pero la mayor parte de la gente restringe su campo a la moda de turno. Un software de sintetizador digital, una app android, una aplicación web o una emisión en streaming son tan “artefacto digital” como un videoblog, más aún cuando implican desarrollo y no simplemente adaptar una plantilla dada. Es curioso ver cómo se puede ser tan conservador con algo tan nuevo y abierto.
  • Las “antiguas tecnologías” siguen siendo modernas. Muchas veces te das cuenta de que esa técnica ultra-innovadora que te acaban de presentar no es más que una revisión digitalizada de lo de siempre, eso sí, con un hashtag y emoticonos como para una boda.
  • Somos unos pésimos traductores. Llevo tiempo tirándome de los pelos cada vez que leo “embeber” desde “embed”, cuando lo lógico sería incrustar o empotrar. Pero lo de “curar” contenidos (pobrecitos, que están pachuchos) en vez de seleccionarlos hiere (nunca mejor dicho).
  • Al pasar de doc a pdf en mac no se conservan los hipervículos, maldita manzana…

PlayPosit para enriquecer vídeo o “¡eh tú! ¿Te estás enterando?”

Pues este es el resultado de aplicar PlayPosit a un vídeo de Vimeo. La verdad es que es una herramienta muy útil. digamos que garantiza que el alumnado compruebe que exactamente se está enterando de los contenidos que le estás transmitiendo. Además te permite evaluar qué tal comunicas tú dichos conocimientos.

https://www.playposit.com/public/246280/493833/qu-es-una-raspberry-pi

Si hubiera que ponerle una pega sería la de siempre. No por ser una herramienta potente está bien emplearla siempre. En este vídeo, por ejemplo, yo habría prescindido de ella. Se trata de un vídeo introductorio que además plantea una tarea, entiendo que la asimilación de contenidos vendrá de la mano de realizar la tarea. Sí que es cierto que no está mal preguntar al alumno para verificar que sigue el hilo del vídeo y guiarle por los puntos importantes del mismo.

La verdad es que tengo bastantes ganas de emplearlo en otros vídeos que haga, me parece una buena herramienta, ¡ya se me han ocurrido 2 aplicaciones para esta semana!

Por otra parte esta es la primera piedra para la construcción de un “artefacto TIC” mayor. Sobre esta Raspberry Pi haremos correr procesadores de sonido diseñados por los alumnos en Pure Data. Finalmente subiremos a una web de aula un repositorio con toda la documentación y vídeos del “cómo se hizo” y “como se usa” de cada uno de los procesadores. Pero para eso aún queda curso.

¡Juega o muere!

guitar_hero_metallica-705010

¡Esto sí que mola!

Convertir los test y las pruebas en juegos creo que es una idea genial. Hace unos años me llevaba las manos a la cabeza cuando veía a hordas de adolescentes comprar un juego llamado “Guitar Hero”. Veías a gente realmente obsesionada con apretar de forma síncrona los botones de una guitarra de plástico para hacer como que tocabas la guitarra, era el sustituto digital de la raqueta de tenis encima de tu cama.

No podía entender porqué la gente ponía tanto esfuerzo en repetir patrones de botones y colores, aprendérselos de memoria y tocarlos a toda velocidad. ¡Gastando ese mismo tiempo con un instrumento de verdad podían aprender a tocar la guitarra! ¡Maldita sea!, con todo ese tiempo invertido ahora sabrías expresarte con un instrumento, ¿pero prefieres ver luces en una pantalla? Poco después salió una ampliación con una batería de plástico y eso ya me sacó de mis casillas, ¡era prácticamente igual que mi batería MIDI!

Así que un día que estaba probando el juego en cuestión en casa de un amigo le pregunté “¿Por qué no intentas aprender a tocar un instrumento de verdad?” y su respuesta fue “Porque tocando un instrumento de verdad no me dan puntos”. La verdad es que nunca he sido de videojuegos, no me resultan especialmente atractivos y me canso muy pronto, pero en ese momento aprendí a aceptar que el raro en ese tema era yo, a la gente le encanta satisfacer su ego con puntos digitales, es un hecho.

Aceptado este hecho creo que aprovecharlo para una buena causa es una idea genial, cambiemos calificaciones por insignias, quiero probar eso porque creo que puede funcionar y si eso hace que mis alumnos se impliquen más ¡soy capaz de ponerle luces!

La taxonomía de Bloom y la Electroacústica

bloom_owl-001

Este es un concepto que me ha costado más de entender y que me ha descubierto más cosas. Nunca me había planteado el proceso de aprendizaje desde un enfoque así. Las fases “Recordar” y “Evaluar” no me las planteaba, me limitaba a las fases “comprender”, “aplicar” y “crear” (esta última si se daba muy bien el curso). Cada curso que pasa llego más veces a la fase “crear”, pero tengo que ser selectivo con las fases que abordo en cada tema.

No con todas las materias se pueden recorrer todas las fases y el perfil del alumnado también es determinante. Voy a intentar plantear mis temas desde este enfoque, me ha gustado, pero lamentablemente no creo que lo pueda implementar con todos los temas que imparto. Si ya nos cuesta terminar el temario superando la etapa “comprender” es muy complicado abordar el resto de etapas con tiempo. Pero sí creo que seleccionando hasta dónde llegar en cada tema en base al tipo de contenidos que vas a impartir se puede optimizar bastante el aprendizaje. Gracias Bloom, ¡me has dado una idea!

captura-de-pantalla-2016-10-12-a-las-22-35-25

¿ABP en FP? ¡qué va!

Ahora en la sopa de siglas de nuevas metodologías educativas parece sobresalir una: ABP (Chan chan!!).

¿En qué consiste esto? Pues es básicamente lo que venimos haciendo en FP toda la vida bañado de un barniz de modernidad. Alguien se ha dado cuenta de que aprender haciendo funciona y… ¡Eureka! ya tenemos nueva moda educativa.

Pues la verdad es que ese tipo de prácticas lo llevamos haciendo en FP desde hace un montón de tiempo. Al menos en mi rama (Imagen y Sonido) y desde que yo doy clase no se concibe otra forma de funcionar. Además he tenido la suerte de haber trabajado en en centros especializados donde se impartía más de un ciclo de la familia de Imagen y Sonido, con lo que los proyectos no eran de aula, sino de centro. Las llamadas actividades intercíclicas o interciclos (depende del centro), que ya merecieron un Giner de los Ríos en su día (ya muy lejano). De esta forma una práctica de un concierto no es sólo el proyecto de a clase de Sonido. Empieza por los de Producción buscando el grupo, patrocinadores, preparando las cesiones de derechos, etc. Los de Iluminación diseñan la parrilla y montan el escenario y el Truss, los de Realización colocan las cámaras, montan el streaming en el canal de YouTube y por fin los de Sonido colocan los micros, ajustan PA y monitores y… ¡Empieza el concierto!

Tuve una sensación parecida cuando otro estudioso dijo que eso de que darlo todo mascado no valía, teníamos que recibir unas clases básicas y luego investigar por nuestra cuenta y ya todo el mundo decía “es que hay que aprender a aprender”. ¿Y qué llevaba yo haciendo durante toda la carrera de ingeniería?

Sí que es cierto que llevar este tipo de metodologías a los módulos teóricos es más novedoso, más que nada porque salen proyectos más limitados, y pudiendo montar un show como está mandado ¿por qué nos vamos a quedar en el aula? Yo cada vez hago mis clases más prácticas y trato de terminar, si no el trimestre, al menos sí el curso con un proyecto personal del alumno. El año pasado el proyecto podía ser digital o analógico, este año intentaré que sean ambos. Aquí os dejo mi idea.

captura-de-pantalla-2016-10-12-a-las-22-16-26

Pinterest como gestor de marcadores

gatitoarcoiris

Hasta hace bien poco siempre he pensado que pinterest era otra moda más. Un tablero donde divinas megacuquis colgaban la foto del fabuloso bolso que se acababan de comprar, eso sí, pasado por el filtro “gromenauer” de instagram, lo cual impide descifrar el color real del bolso. Siempre pensé que semejante oda al onanismo digital dejaría de existir pronto, pero me equivoqué.

En cualquier caso siempre pensé que no era para mí, yo no me compro bolsos ni me hago fotos de los pies en la playa, creo que mi facebook tiene 3 fotos en total, así que definitivamente paso de Pinterest.

Pero haciendo un curso sobre Flipped Classroom en el INTEF nos han insistido en que lo empleemos como herramienta de trabajo y como hay que estar abiertos pues le he dado una oportunidad y… ¡oh sorpresa! ¡vale para algo más que para poner fotos de mi gato!

La verdad es que Pinterest es una herramienta muy interesante para guardar enlaces. Como buen ingeniero tengo una distribución de mis marcadores perfectamente jerarquizada, con carpetas, subcarpetas,etc. Además renombro los enlaces para acordarme luego de qué iba la web que he capturado, pero mentiría si dijera que siempre encuentro los enlaces después cuando los voy a buscar. Pinterest aquí presenta una ventaja crucial y es la imagen. Te permite seguir clasificando los enlaces en tableros, lo cual satisface mi fiebre clasificatoria y además muestra una imagen de la web que te has guardado, facilitando así luego que se pueda encontrar fácilmente cuando vuelves a buscarla.

Y quien sabe, igual termino haciendo un tablero de gatitos.

 

La experiencia Flipped Classroom

flippedclassroom_1Da lo mismo cuántos años lleves en docencia, también da igual que lleves décadas impartiendo la misma materia, cada año es completamente distinto, así que ¿porqué pensar que puedes dar clase igual?

Partiendo de la base de que cada año tienes un alumnado distinto hay que intentar adaptarse a los retos que te van a plantear cada año. Siempre hay algo que puedes hacer mejor. Además parece un poco ingenuo pensar que seguir empleando los métodos de hace 20 años va funcionar igual con una generación completamente distinta. Antes nos mandábamos notitas y tirábamos pelotillas, ahora los alumnos se mandan mensajes por Whatsapp y se meten unos con otros por las redes sociales. Pero no sólo se trata de adaptarse tecnológicamente (que es imprescindible), también hay que buscar la metodología que más nos convenga en cada momento para llegar hasta ellos.

Todos los años acabo el curso con la sensación de que se me ha dado mejor que el año anterior, pero también con rabia porque no me ha dado tiempo a terminar algún experimento que quería hacer o a ponerlo en práctica. Ya tengo preparadas nuevas actividades para este año, pero además llevaba tiempo queriendo probar una metodología distinta. ¿Por qué? Para resolver un problema:

Cuando tienes que explicar el funcionamiento de un osciloscopio o de un software necesitas que toda la clase esté pendiente y vaya siguiendo tus pasos. El problema es que en algún momento alguien se pierde y hasta varios minutos después no te das cuenta, con lo que tienes que volver sobre tus pasos. Cuando vuelves a explicar el que se había perdido te sigue, pero quien te había entendido desconecta, con lo que al aportar nuevo contenido sigue desconectado y vuelves a tener a alguien que no se entera… desesperante.

Cada alumno tiene su ritmo, así que tienes que ir ayudándoles y adaptándote. La solución que adoptaba era ir pasando por los puestos de trabajo y resolviendo dudas que ya había explicado. El resultado era un clase de varias horas invertidas en explicar el funcionamiento básico de la herramienta y un pequeño porcentaje en la puesta en práctica de dicho conocimiento. Y eso en formación profesional es de todo menos óptimo.

Así que decidí que ese conocimiento básico tenían que traerlo mirado de casa y empecé a mandarles tutoriales y manuales, pero no todos lo hacían antes de la clase, con lo cual se abrían importantes brechas en el avance de cada alumno. “Un manual paso a paso minucioso será la solución” me dije, pero ver demasiado texto les abrumaba y abandonaban la tarea doméstica al poco de empezar, o simplemente ejecutaban las instrucciones sin plantearse el porqué.

El siguiente paso era el vídeo pero… ya basta! Sí, ya basta, he decidido dejar de hacer pruebas por intuición, voy a investigar una metodología contrastada, a ver cómo la han aplicado otros y cómo han resuelto los problemas y después veré cuál es la mejor forma de particularizarlo a mi aula, ¡voy a estudiar cómo se aplica la metodología Flipped Classroom!

La vieja escuela o los nuevos métodos en clase

Tareas durante la visita a BIME

 

Como sabéis esta semana es BIME Pro y algunos profesores y alumnos nos vamos a disfrutar de las ponencias que allí tendrán lugar sobre el mundo de la producción musical y de espectáculos.

Como también habrá alumn@s que se queden en el CISLAN he dejado una serie de actividades para que os mantengáis entretenid@s durante mi ausencia. Están publicadas en cada una de las páginas de cada asignatura.

Hasta el lunes!